Un sudanes de la tribu de los Dinka


El nombre de Matute Bol significa bendición especial - nobleza dinka..

En octubre de 1985, un joven de cuerpo infinito y cara de niño era asediado por decenas de periodistas que, de puntillas y con el brazo estirado, le interrogaban con la inquietud del que presencia algo insólito.

El chico se llamaba Manute Bol, con 23 años aterrizaba en la mejor liga de baloncesto del mundo, la NBA.




Siempre le observaban como si de un extraterrestre se tratara, le hacían miles de preguntas con respecto a su altura, y al vértigo que suponía la nueva experiencia, por el desarraigo de un joven de Sudán que iniciaba su aventura estadounidense, por el miedo ante el reto sobrevenido.

Respondía con timidez y naturalidad: "No me asusta nada. Recuerdo que cuando era más joven tuve que cazar un león con mis propias manos".



Manute Bol, cuyo abuelo medía 1,39 metros, nació en 1962 en Gogrial, en el seno de la tribu de los Dinka, al sur de Sudán. Cuando la NBA tuvo noticias de sus 231 centímetros de estatura, le cambió la vida.



En 1985, Manute fue elegido en el draft de la Liga norteamericana con el número 31 por los entonces Washington Bullets (actuales Wizards) y se convirtió en el jugador más alto de la historia de la competición, honor que años más tarde tuvo que compartir con el rumano Gheorghe Muresan.



En su primer año ya logró el récord de tapones para un novato con 397. Su media en esa temporada fue de 3,7 puntos y 5,9 rebotes en 26,1 minutos.



Siempre estuvo apoyado por emblemas de la franquicia como Jeff Ruland, Frank Johnson o Jeff Malone. Después de tres temporadas en los Bullets, fichó por Golden State Warriors. También jugó en Filadelfia Seventy Sixers y Miami Heat.



El sueño americano duró 10 años. En 1995, los Milwaukee Bucks despidieron a Bol sin que llegase a debutar. Su artritis crónica en las rodillas se convirtió en un obstáculo insalvable que le impedía mantener la exigencia física de la competición.




El mismo cuerpo que le había encumbrado se revelaba con constantes achaques. Ahí acabó la carrera del africano en la NBA. Para las enciclopedias quedó el dato de ser el octavo taponador de la historia de la Liga con 2.082 tapones.



Se apagó como deportista en modestos equipos de Uganda y Qatar y regresó a Estados Unidos años más tarde buscando su paraíso de juventud. Pero ya nada fue igual.

Su maltrecha salud y sus problemas familiares le sumieron en la quiebra y la desdicha. Un grave accidente de tráfico en 2004 acabó por lastrarle físicamente de por vida.

El 19 de junio de 2010, Manute Bol falleció.



Cuídense mucho ... Nos seguimos viendo !!


Imágenes tomadas de la red.
Información de El País


Batiburrillos de Balovega.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

45 comentarios:

Adrián J. Messina dijo...

Son inmensos y con una cara de tan buenos, pocas veces vista. Curiosa entrada amiga.
Abrazos y buena semana.

MariluzGH dijo...

Qué increíble... Gracias por traernos personajes tan curiosos :)

abrazos y buena semana

brujilla dijo...

Que cruel es la vida a veces.. Unas te sube en la cima y otra te baja de golpe a la tierra..
La fama, es así y el oportunismos de algunos
besos de brujilla

Manuel Sánchez Acero dijo...

Pobrecillo, qué mala suerte tuvo en su vida. Lamento que haya tenido que ser así :(

Un abrazo fuerte y gracias por la entrada!

Manu UC.

Fiaris dijo...

Muy curioso tu escrito hoy,gracias por llegarte a mi lugar a regalarme tu presencia,un abrazote!

RELTIH dijo...

GRACIAS POR ESTE ARTICULO VASQUETERO.
UN ABRAZO

Alma Enamorada dijo...

Muy interesante pero triste la historia...
TE DESEIO UN FELIZ INICIO DE SEMANA:-))

ADELFA MARTIN dijo...

Tuvo su oportunidad, viviò su sueño, saliò del anonimato...pocos lo logran de donde el proviene. Làstima que haya muerto prematuramente.

saludos cordiales

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

¡ Muy interesante ¡
==============
..........(¯`v´¯)........
...........`•.¸.•´..........
............................
..........(●̮̮̃•̃)..(●̮̮̃•̃)......
......... /█\ ♥/█\.......
==============

El Drac dijo...

Como nada es completo en la vida; una verdadera lástima que teniendolo todo no haya podidolograr una vida como él deseaba.Un abrazo

lagunaseca (Josefina) dijo...

No conocia esta historia, es una lastima, La mala salud juega malas pasadas, y el dinero se esfuma mas rápido que se gana.
Un beso Balo

Winnie0 dijo...

Gracias por rescatar esta historia hoy para nosotros....no la conocía..pero ya no se me olvidará..Besos

Miguel Ángel de Móstoles dijo...

Espero que descansa en paz.

No conocía la historia, ¡gracias por acercarnosla!, con ternura y mucho respeto, como haces tú siempre.

¡Un beso!

Amig@mi@ dijo...

Qué historia tan bella, aunque sea triste, que lo uno no está reñido con lo otro.
Siempre aprendo por aquí.
Besos de buenos días AMIGA BALO.

Vane dijo...

Vaya, que historias tan interesantes nos cuentas Balovega! Aunque esta tenga un final no del todo feliz.
Besines

PACO HIDALGO dijo...

Me acuerdo perfectamente de Manute Bol, cuando Canal Plus y la 2 empezaban a echar la NBA allá por finales de los 80 y principios de los 90. El gigante Bol, que le llamaba Ramón Trecet. Desdichado final el suyo, si. Un abrazo, Balovega.

Chema Barragán dijo...

El sueño americano no siempre es lo que se cree... a este señor el sueño se le tornó pesadilla...

Besines guapa :)

Uka. dijo...

Lo cierto es que la vida es así y nos da y nos quita...
Una verdadera lástima debió suponer para él,perder lo que había encontrado,tras no haberlo conocido antes.
Apasionante y triste historia.
Un beso.

Remei dijo...

Que pena...la vida es impredecible...
Un abrazo.

Fali dijo...

Hola! me ha gustado tu entrada, tienes diversidad de temas y quien entra aquí, no se aburre para nada. Saludos

Jota Mate dijo...

Tuvo una oportunidad y la aprovechó. Luego la salud lo maltrató o igual no tuvo buenos consejeros, que en esto del deporte pasa muchas veces.
Una vida, con ilusiones y sinsabores. Es la vida. Gracias por estos recuerdos.
Besos.

José Antonio del Pozo dijo...

Era un gigante, y como tal, melancólico, por observarlo todo desde las alturas, lo mismo que nos vuelve esta lluvia alumbrada de sol en los confines de marzo. Todos somos, pues, Manute Bol.
Saludos blogueros

Antorelo dijo...

Nada conocía de este deportista, pero su vida es un reflejo de del funcionamiento de la sociedad: arrumba lo que ya no sirve.
Saludos

pedrojescritor dijo...

Triste final par tan gloriosa historia. Hay que ir con cuidado, la caída del sitio más alto es la que más duele.
Saludos.

Taty Cascada dijo...

La suerte y fama llega en forma intempestiva, tanto que a veces nubla a la persona y no es capaz de pensar que todo es efímero, que debe ahorrar para tiempos difíciles...Qué vida no?
Un beso.

Dean dijo...

Tremenda historia, repetida muchas veces desafortunadamente, ya que nuestra sociedad de consumo convierte también a las personas en consumibles.
Un saludo.

El Gaucho Santillán dijo...

Que cruel, es a veces la vida.

Tenìa cara de buena gente, este hombre.

Un abrazo.

Fibonacci dijo...

Yo lo conocia, pues soy un seguidor de la NBA,gracias por traer estos personajes...un saludo

EriKa dijo...

No conocía esta historia, hay que ver las cosas que depara la vida, a veces muy injusta.

Besitos.

Dyhego dijo...

La caída de los grandes (los que se lo han ganado) es triste por injusta.
Salu2.

Flamingo dijo...

A mí el único deporte que me gusta bes el fútbol, pero no dejo de reconocer que me ha producido mucho placer leer esta crónica porque me ha resultado tan amena como todo lo que publicas.

ademas me ha dejado sorprendido el dato de lo que media el abuelo de este hombre, la naturaleza desde luego es caprichosa, no cabe duda.

un beso amiga.

Jose Jaime dijo...

Victoria y derrota en una misma historia, y es que la vida es capaz de hacer que uno se ponga de rodillas.

Abrazo

el7deyahve dijo...

hola amiga bolavega un saludo, el amigo bol, tuvo cosas maravillosas, de las que disfruto, pero se olvido que el deporte tiene una vida corta y hay que pensar en el mañana.

espero que estés bien un besote de tu amigo cóndor

El dinosaurio dijo...

Preciosa historia, y un deportista de lOS GRANDES, sin duda.

Besos.

Logio dijo...

Lo vi jugar (en la tele, claro) pero es la primera noticia que tengo de su muerte.
Descanse en paz.

Scarlata dijo...

Gracias, por compartir esta historia con nosotros,no la conocía.Bonita y triste
Besos

Temujin dijo...

No conocia la historia, pero me parece perfectamente real, la pregunta es:
-Si se hubiese quedado con su tribu, ¿hubiese sido más feliz?.
Un saludo, me ha gustado.

medianoche dijo...

Que historia triste para él y para quienes lo amaron y lo vieron jugar, pero algo de felicidad consiguió.

Besos

taio dijo...

interesant

teresa dijo...

Es impresionante ver sus piernas tan largas. Me ha dado pena su historia. Gracias por compartirla y darla a conocer. Un beso.

Dirty Clothes dijo...

Curiosa historia, la de vueltas que da la vida eh¿?

dirty saludos¡¡¡¡

eva-escort barcelona dijo...

Me ha entrado un escalofrio al leer la historia de este hombre que no tenia ni idea de a donde le llevaban, casi como un esclavo empezó un periplo que desde luego no tenia ni idea de gestionar y acabo como solo podía terminar, desgraciadamente.

Miguel dijo...

Una entrada muy entrañable de un hombre que desde un mundo hostil, gracias a su físico, pudo triunfar, pero que por culpa de su físico no pudo triunfar. Paradojas de la vida.

Besos.

Manrique dijo...

¡Cuantas personas así, habrán existido que han permanecido en el anonimato!Es admirable y a la vez lamentable, la mala suerte de algunos que llegando a la fama, pierden lo que con tanta fe han conseguido.
" El corazón tiene razones, que la razón no entiende"(Pascal)
Saludos!!

Juan dijo...

Recordaba un poco su historia.
Lástima que sus problemas físicos le impidieran desarrollar toda su capacidad en la NBA.
¡En esta vida nada es perfecto, y cada uno debe saber lleva sus limitaciones de la mejor foma posible!

Un abrazo y feliz fin de semana.

Juan Antonio

Publicar un comentario en la entrada