El árbol de los amigos


Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.

Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, más otras apenas vemos entre un paso y otro.

A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos. Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestra lo que es la vida.



Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. Son sinceros, son verdaderos.

Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz. Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado. Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.

Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca.




Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.

El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.



Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Hoy y siempre... Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejaran nada.

Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

Jorge Luis Borges



P.D. Mi amiga la  "Compu" se ha pedido la jubilación anticipada ..


Ya les contaré ... Nos vemos!!

Share this:

COMENTARIOS

14 comentarios:

Chema Barragán dijo...

Hola,

No te preocupes Balo que tu "amiga la compu" no se va, es muy posible que transfiera su "alma" a otro "cachivache" para que puedas seguir acompañandola, ;) jejeje

Muy bonita entrada :)

Abrazucos, jejeje

ONUBIUS dijo...

Existen también aquellos amigos que aun sin verlos,no significan que no estén, estando. Te deseo tengas en tu jardín el mas frondoso de los arboles que acune lo mas bonito de la amistad...

abrazzzusss

Nela dijo...

Pues es verdad, nunca sabemos con quien vamos a tropezarnos, ni en que momento..... y yo tengo un ejemplo, cuando yo tenía 13 años, en algún sitio, estaba viniendo al mundo un niño... pasaron los años, me casé, enviudé y un día fuí a un sitio por primera vez y conocí a aquel niño, que acababa de nacer cuando tenía 13 años y hoy es mi marido...¡Ya ves!
Besos
Nela

fiaris dijo...

¡Bellisimo escrito !!!por unos dias tal vez no te visite en mi blog verás el motivo MUAKSSSSSSSSS

Montse dijo...

Hay amigos en la distancia, que a pesar de haber muchos kilometros de separación, los sientes a tu lado y es hermoso , saber que siguen a tu lado a pesar de estar lejos. besitos.

Común dijo...

Hola!!!!
Quisiera ser ese árbol y que la compu se vaya, pero que su alma se quede……pases una buena semana.
Un abrazo de oso.

AMBAR dijo...

Hola, hay otros amigos que por varias razones no aparecen por un tiempo, pero que no se olvidan de nosotros y vuelven a saludarnos.
Es un precioso poema, una forma muy original de comparar la raza humana a un arbol, los dos necesitan rices profundas para sobrevivir.
Sabes escoger.
Un abrazo.
Ambar.

Cantares dijo...

Un abrazo

Eurice dijo...

Preciosas palabras de Borges.
Las compus también se quedan mudas...
Abrazos!

Es-Fácil dijo...

Me ha encantado el texto. Sin embargo, soy un poco pesimista respecto al tema de los amigos, la verdad. Los dichos amigos "del alma", para mí no existen. Suena muy feo, pero quizás es que no los he encontrado.

josefina dijo...

Bonita entrada. yo he tenido montones de amigos en esta vida de idas y venidas. Ahora a mi lista se añaden los amigos bloqueros.
Un beso Balo

Darthpitufina dijo...

Totalmente de acuerdo, las almas no se encuentran por azar. Es hermoso éste escrito, tan hermoso como verdadero.

Un besote enorme!

Amig@mi@ dijo...

Me ENCANTÓ.
¿Sabes?
Soy arboladicta, pero nunca se me ocurrió compararlos con la amistad.
Gracias.
Precioso de veras.
Besos

rosscanaria dijo...

Me ha encantado ese árbol de los amigos, muy lindo.
Besetes Balo,

Publicar un comentario en la entrada