La grulla agradecida - parte final


El dinero les duró bastante tiempo pero cuando se acabo todavía seguía el invierno. Ya que, otra vez se puso a tejer la mujer joven, y otra vez su marido le prometió no entrar al cuarto.



Fueron no tres sino cuatro días cuando ella, viéndose peor que la vez siguiente, salió del cuarto y le dio a su marido un tejido de tan gran maravilla que, al venderlo en el pueblo, consiguieron dinero suficiente para dos inviernos duros.



Mas seguros para el futuro que nunca, desafortunadamente el hombre se hizo avaro.

Atormentado, tanto por el deseo de ser rico como por los vecinos siempre preguntándole que cómo se podía tejer sin comprar hilo, el joven le pidió a su señora hacer otro tejido.



Ella pensaba que tenían bastante dinero y que no había necesidad, pero el avaricioso no dejaba de insistir. Puesto que, después de recordar a su marido la promesa, la mujer se metió en el cuarto a trabajar.

Esta vez la curiosidad no dejaba al hombre en paz.


Ignorando su promesa, fue al cuarto donde su señora trabajaba..

.. abrió un poquito la puerta.

La sorpresa de lo que vio le hizo escapar un grito. 



Manejando el telar estaba no su señora sino un pájaro hermoso, cual de las plumas que se iba arrancando de su propio cuerpo hacia un tejido igualmente hermoso.


Cuando el pájaro, al oírle gritar, se dio cuenta de que alguien la miraba dejó de trabajar y de repente su forma se convirtió a la de la mujer joven.

Entonces le explicó su historia,  ella era esa grulla que él ayudó y  agradecida, se convirtió en mujer,  empezó a tejer para ayudarle a no ser pobre, esto a pesar del sacrificio que tejer con las plumas de su propio cuerpo le costaba.

Sin embargo ahora que él sabía su secreto, tendrían que dejar de estar juntos.

Al oír esto, él prometió que la quería más que todo el dinero del mundo, pero ya no había remedio.



Cuando acabó su historia, ella se convirtió en grulla y voló hacia el cielo.

Fin.


Buen día  .. Nos vemos !!


Autor desconocido
Autor de la 1ª imagen: Montuno
Imágenes y fotografías tomadas de la red.

Share this:

, , , ,

COMENTARIOS

43 comentarios:

Scarlata dijo...

Que historia más bonita,la manera de contarlo,las ilustraciones.Genial¡¡¡
Pobre grulla,pero más pobre él,por su avaricia¡
Precioso¡ Besos artista¡

Vane dijo...

siempre tan fantásticos tus escritos!
besines

Logan y Lory dijo...

Toda una lección a la vida. Interesante

Feliz día

Ligia dijo...

¡Qué bonita historia! Abrazos

Neuriwoman dijo...

Deje comentario, pero ha desaparecido. Me uno a ti en esas velas. Besos.

PACO HIDALGO dijo...

La avaricia es muy muy mala consejera y mucha gente se pierden por ella; interesante y educativa historia, Balo, muy bien ilustrada. Abrazos.

Oteaba Auer dijo...

Buena y educativa historia.
Feliz semana
Saludos

Uka. dijo...

Si es que ya se tuvo que meter la avaricia de por medio!
Las personas somos así:solemos llegar tarde a valorar lo que importa realmente...
Precioso todo.
Un beso.

La Zarzamora dijo...

Un lindo final para una bella historia.
El no merecía otra cosa.
Besos, Balovega.

buda dijo...

Bonita historia,aunque ya se sabe que la avaricia rompe.....

Un besico

Ar@bia dijo...

La avaricia nunca tiene un buen final... muy bonita la historia..Un beso

Miguel Ángel de Móstoles dijo...

¡jo!, ¡qué historia más triste!, me deja los ojos empeñados.

El Gaucho Santillán dijo...

Hermosa historia.

Pero triste. yo quiero finales felices!

Un abrazo.

Chema Barragán dijo...

"Lágrimas en los faros"... triste final para una causa noble... ains!!!

Besos de miercoles hermosa Balo :)

La Kiya dijo...

La avaricia acaba con los sueños.
Y siempre que se rompe una promesa, hay consecuencias nefastas.
Preciosa tu historia, con final lógico.
Me gusto mucho.

Besos

Cecilia dijo...

Muy buena la historia, con mensaje.
La grulla es amada y respetada, no me extraña que sea una grulla la protagonista.
Tampoco me extraña la actitud del hombre, la avaricia es mala consejera ..
Excelentes tus entradas Balo. Gracias

Un beso

Amig@mi@ dijo...

Balo, me ha encantado. ¿Es tuyo?
ES un relato genial.
Me empiezán a caer bien las grullas.
:)
Un abrazo grandote

mamen dijo...

Precioso Balo, ya me lei los dos, y de verdad que me ha encantado, como dice el refran, "la avaricia rompe el saco" un beso preciosa

AMBAR dijo...

Hola, una bella histria de amor, agradecimiento y sacrificio, sin enbargo el egoísmo desbarató el hechizo.
Un abrazo.
Ambar.

Anónimo dijo...

SI,SI, MUY EXCELENTÍSIMA CONCLUSIÓN!!!
UN ABRAZO

Anónimo dijo...

Me ha encantado...me quedo pensando.
Las ilustraciones geniales..no podia faltar " El grito".
Un abrazo.

Pilar dijo...

Una historia preciosa sobre el amor y el interés.

Espero que ella vuele libre y feliz.

Ambar dijo...

Hola Balo,interesante y bella historia,me ha dejado muy emocionada porque no solo habla de la avaricia,sino que habla a las claras del amor del bueno que uno tiene para dar y recibir...
Besos.
Ambar...

Antorelo dijo...

Me ha gustado mucho la historia: la has relatado muy bien y las ilustraciones son nextraordinarias.
Un abrazo

Jota Mate dijo...

Precioso final y haciendo justicia. Final adecuado. Gracias Balovega
Besos.

Sneyder dijo...

Me ha encantado tan bella y poética historia.
La avaricia y la curiosidad rompieron el encanto. Un triste final muy acertado.

Un fuerte abrazo

Marisa dijo...

Uno se da cuenta
de lo valioso que tenía
cuando lo pierde.

Bonito cuento.

Un beso

MariluzGH dijo...

¡Bravo! Una historia magnífica y con el final lógico, ya que es imposible que el ser humano domine sus instintos: avaricia y curiosidad.

Dos abrazos y un beso, Balo :)

emejota dijo...

Bellísima historia. Deuda saldada y libertad a la vista. Gracias y un fuerte abrazo.

SOLO DE INTERES dijo...

Hermosa historia, realmente bella, por un lado la entrega de la grulla, la entrega es un sentimiento de los mas nobles, sin embargo, la avaricia puede cambiarlo. Un fuerte especial abrazo mi dulce amiga

Fibonacci dijo...

La avaricia rompe el saco, eso dicen al menos...me ha gustado...un besote

Luna dijo...

Excelente el mensaje de deja la historia.

Saludos y que tengas lindo día.

Dean dijo...

El único de los excesos recomendable es el de la gratitud, porque gracias a ella atraemos las cosas buenas a nuestra vida. Preciosa historia.
Un saludo.

Princesaa dijo...

Hola guapa, lo prometido es deuda, así que aquí está mi saludito.
Muak

teresa dijo...

Balovega, preciosa historia. Lastima que tengamos que darnos cuenta de las cosas cuando las perdemos y no sepamos disfrutarlas en su tiempo. Un fuerte abrazo amiga y feliz fin de semana.

Cantares dijo...

:) sabiduría oriental.
Besos

Logan y Lory dijo...

La destreza y la avaricia juntas en esta bella leyenda.

Un abrazo.

Darthpitufina dijo...

Qué lindo el cuento, además, qué gran lección moral. Me gustó.

Un besito, bella.

rosscanaria dijo...

Qué preciosísima historia, me ha encantado, pero no de "gustar" me ha encantado de "encantar", como las hadas hacen, no se si me explico pero no "pacha na"
Besotes de maravilloso fin de semana Balo TQM,

Adrián J. Messina dijo...

Ha sido toda una lección para nosotros y tremenda para la avaricia. ¡Fenomenal!

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Balovega. Saludos.

He tenido que leer tus dos entradas sobre esta bellisima historia para poder comentar. Justamente no? de principio a fin.

Es una bella lecciòn de vida.

Dios te bendiga por compartirla.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm.

Kamra dijo...

Bello muy bello relato
Evidentemente no podía ser otro final, el egoista el avaro al final se queda sin nada or no haber valorado lo que tenía.
He de confesarte que se me han saltado las lágrimas, ya que acabo de pasar por una situación similar.

Anónimo dijo...

Preciosa historia y su moraleja, escrita como tu nos tienes acostumbrados.
Feliz finde Balo, muxus!

Publicar un comentario