La gran poeta rusa de todos los tiempos - II -


Continua la vida de una extraordinaria mujer .. Anna Ajmátova



No, no soy yo, es otra la que sufre.
Yo no podría. Que ensombren
lo ocurrido negros velos
y retiren los faroles…
Noche.


En marzo de 1914 publica su segundo libro titulado Rosario (Chiotki), un pequeño cuaderno de lírica amatoria: y en septiembre de 1917, sale de la imprenta su tercero.. "La bandada Blanca".

Según la propia Ajmatova, la critica y el publico  no fueron justos con este libro, considerándolo menos exitoso  que el anterior sin tener en cuenta que el silencio de la prensa se debio a las terribles circunstancias que vivía Rusia: agonizaba el transporte se cerraban diarios y revistas, crecían el hambre y la devastación .

Después de la Revolución de octubre, Anna se empleó como bibliotecaria en el Instituto de Agronomia de Petrogrado. En 1921 salió su cuarta selección en versos bajo el titulo Llantén , y al año siguiente, en 1922, el quinto libro, Año del Señor.


Casi a mediados de los años veinte comenzó a estudiar a fondo la arquitectura del viejo Petrogrado y la vida y obra de Alexander Serguelevich Pushkin (1799-1839); como resultado de estos estudios, publicó varios trabajos de corte analítico. Época en que las editoriales soviéticas dejaron casi totalmente de publicar sus versos recientes y de reimprimir los viejos.

Fue sorprendida por la Gran Guerra Patria de 1941 en Leningrado y a finales de septiembre, ya con la ciudad bloqueada, voló hacia Moscú.




Cuando la luna es de melón...

Cuando la luna es de melón una tajada en la ventana
Y en redor es la calina cerrada la puerta y la casa encantada
Por las azules ramas de glicinas y en la fuente de arcilla hay agua fría
Y la nieve del paño y arde una bujía de cera
Tal que en la niñez, mariposas zumban
La calma, que no oye mi palabra, retumba
Entonces de lo negro de rincones rembrandtianos algo se ovilla de pronto
Y se esconde allí a mano, pero no me estremezco, ni me asusto siquiera...
La soledad en sus redes me hizo prisionera
El gato negro el alma me mira, como ojos centenarios
Y en el espejo mi doble es tal vez mi contrario.
Voy a dormir dulcemente, buenas noches, noche.



Anna Ajmátova se vio obligada a un largo período de silencio (1922-1940), además de sufrir de forma muy cercana la represión, pues durante los años treinta gran parte de sus familiares y amigos fueron encarcelados, y a veces ejecutados, entre ellos su hijo y su segundo marido.

En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, la poetisa pudo volver a publicar, pero en 1946 de nuevo vio cómo eran prohibidos sus escritos por considerárselos subversivos y peligrosos, y cómo su nombre era difamado y vilipendiado.

No fue hasta la muerte de Iósif Stalin cuando Anna Ajmátova pudo recobrar todos sus derechos, asistiendo incluso a la revalorización de su poesía



Diecisiete meses hace que grito.

Te llamo a casa,
Me arrojé a los pies del verdugo,
Hijo mío, horror mío.
Todo se ha enturbiado para siempre
Y no puedo distinguir
Ahora quién es el animal, quién la persona,
Cuánto tiempo queda para la ejecución.
Y sólo hay flores cubiertas de polvo
Y el tintineo del incienso, y huellas
desde algún lugar a ninguna parte.
Y me mira fijamente a los ojos
Y me amenaza con una muerte cercana
Una inmensa estrella

1939


Anna Ajmátova, falleció en Moscú en 1966.



Bello amanecer y feliz día .. Nos seguimos viendo !!


Imágenes tomadas de la red.
Información tomada de  "Ajmátova, la Claridad de su lírica" autor Argel Fernández Granado (Cubano).

Share this:

, , , ,

COMENTARIOS

12 comentarios:

MariluzGH dijo...

Una mujer valiente; una gran poeta. Gracias por ampliar nuestros conocimientos :)

un abrazo

AMBAR dijo...

Hola Balo.
Ha habido grandes mujeres y las hay.
En la historia del mundo, y de su gran fortaleza para seguir adelante nos dejan un buen ejemplo, un buen camino a recorrer.
Un abrazo.
Ambar

susana dijo...

Espero que la historia la recuerde como se merece. Un beso.

Fali dijo...

Me he encontrado con una larga lectura pero muy informativa. Ha sido un placer.

Clariana dijo...

¡Hola Balovega!
Este cuadro que encontré precioso hace un tiempo, de un pintor ruso muy interesante, refleja toda la grandeza de una mujer inteligente, sensible y que le tocó vivir un tiempo muy cruel en el que debió sufrir lo indecible.
Creo que has hecho un buen trabajo con publicar parte de su biografía y algunas de sus poesías.
Gracias, pues me has ayudado a conocer mejor a esta gran mujer.
Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

No he leìdo nada de ella.

Interesante.

Un abrazo.

María dijo...

Enseñarme, educarme con tus conocimientos es algo que te agradezco infinitamente.
¡Gracias!

Mercedes Vendramini dijo...

Excelente todo! muy buena presentación.

Trizbeth dijo...

Holaa Balovega, he leído con detenimiento, qué interesante la vida de Anna y sus poesías.

Sus letras las encuentro bonitas y realistas ante las etapas por las que pasó. Qué pena cuando otros sufren sin uno querer provocarlo como en el caso de sus familiares y familia directa. Finalmente pudo volver a escribir pero bueno, creo que ya tenía mucho pesar en su alma.

Mil gracias guapa por ilustrarnos y ampliar nuestra cultura con tus entradas!

Feliz semanitaaa!
B

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Balovega, puedes pasarte mañana por mi blog, tienes un premio por los 1000 seguidores y una entrada especial con un vídeo de poesía dedicado a una gran poeta y persona a quien admiro
Con ternura
Sor.Cecilia

amig@mi@ dijo...

Mujer, poeta, en aquella época y en esas latitudes... Un grandísimo mérito.
Un abrazo

ion-laos dijo...

Qué vida más dura, pero lo peor lo de su hijo.

Valiente mujer sin duda, que hizo valer su palabra a toda costa.

Besos!

Publicar un comentario en la entrada