Los años tristes de Cortazar


Correspondencia íntima entre el escritor, su última mujer y una traductora. Las misivas cubren la etapa en que el autor de Rayuela contrae leucemia y su esposa muere.

Aunque no son las mejores páginas del escritor argentino, reconstruyen uno de los períodos más tristes de su vida: los años en los que pierde a su mujer y en los que prácticamente abandona la escritura debido a los compromisos políticos (o literarios) que lo tenían de viaje alrededor del mundo.



"Hace nueve o diez días que estamos viviendo en el camioncito, en la orilla de la autopista del Sur", le cuenta Dunlop a Silvia Monrós en una carta escrita en agosto de 1981, en pleno viaje entre París y Marsella. La idea era parar "un día en cada parking y escribir juntos un libro alrededor de la experiencia, tomándoles el pelo a los antiguos exploradores y gozando de la ironía de tomar el camino más rápido y más 'civilizado' para hacer un viaje realmente de torturas". De hecho, en diez días apenas habían recorrido 140 kilómetros.

Dunlop adelanta en esa carta que el último "ha sido uno de los años más bellos y más horribles de mi vida". Por un lado, celebra ese viaje con "el grandote" en el que todo era escritura, música, lectura y erotismo. Pero a mitad de la carta hace una revelación terrible. "Hace casi un año que sé, y soy la única en saberlo fuera de los médicos, que Julio tiene una leucemia crónica. El no lo sabe ni lo tiene que saber", cuenta Dunlop unos párrafos antes de confesar que a ella también le diagnosticaron un cáncer y que "tampoco podía decir la verdad a Julio".






Carol murió el 2 de noviembre de 1982 y de ahí en más aparece un Cortázar desconsolado. Su respuesta -pocos días después- a una postal de la traductora, ocupa un brevísimo párrafo en el que le comunica la mala noticia. "Estoy en un pozo negro y sin fondo. Pero no pienses en mí, piensa en ella, luminosa y tan querida, y guárdala en tu corazón".

El aire melancólico continúa en una nueva carta de Cortázar fechada en marzo de 1983. "Silvia, no te escribiré más por hoy, me cuesta hacerlo, estoy tan solo y tan deshabitado (...) Me concentro en la terminación del libro que Carol y yo hicimos juntos y que reseña ese viaje de París a Marsella que duró más de un mes y que nos trajo tanta felicidad".




En mayo del 82, Julio Cortázar y Carol Dunlop, ambos muy cerca de sus muertes, emprendieron lo que él llamó una expedición surrealista; un viaje, con reglas estrictas, hacia la irrestricta libertad del no lugar, la fantasía, el no tiempo.

El juego: cubrir el trayecto París-Marsella, no más de nueve horas de auto, en 33 días, sin salirse de la autopista, deteniéndose a "hacer noche" cada dos paradores, escribiendo un cuaderno de bitácora que sería la novela "Los autonautas de la cosmopista", fue uno de los últimos que Cortázar publicó en vida. Murió en febrero de 1984, por la leucemia.

En sus cartas, Dunlop revelaba el tratamiento con el que había mantenido la enfermedad de su marido a raya. "Ya casi no hace la mimosa y sabe que si le ocurre disfrazarse de viejo, como intentó (...) durante la convalecencia, le doy una paliza de joven".

Dedicaremos esta semana a la Literatura en el Día Mundial del Libro y de la Lengua Española que se celebrará el próximo 23 de abril.


Los libros nos dan la ciencia y la vida la experiencia.. Nos vemos !!


Vídeo prestado por YouTube
Pincha aqui para descargar "Los autonautas de la cosmopista"

Share this:

, , , ,

COMENTARIOS

18 comentarios:

bifeancho dijo...

Excelente post sobre un Cortazar "diferente", Balo.
Y buenísima la idea de homenajear en tu Blog a la Literatura, por el Día mundial del libro y la Lengua española, próximo a celebrarse.
Mis felicitaciones por esta entrada y desde ya por las venideras.
Un abrazo.
Bife.

Cantares dijo...

Me cala muy hondo este post.
Por hoy solo eso.
Un beso

SOLO DE INTERES dijo...

Con razon con la perdida de su esposa sus escritos fueron mas tristes, y en el viaje encontro la ambivalencia de que habla: "ha sido uno de los años más bellos y más horribles de mi vida" y la casualidad que él tenia leucemia sin saberlo. Por ello el titulo que le has pust a la anotación, describe su vivencia. Un fierte abrazo

La Gata Coqueta dijo...

Un buena elección para conmemorar el día del libro.
Un escritor extraordinario que nos deja sus letras para disfrutar de ellas como legado después de su ausencia y para las próximas generaciones.

Un entrada muy acogedora para no ser menos de lo acostumbrado.

Marí

yannier RAMIREZ BOZA dijo...

muy bueno tu escrito por el dia mundial del libro, espero que me mandes informacion, porque estoy lejos
chao

Dean dijo...

No conocía nada de estos detalles, pero de ninguna manera olvidar su Rayuela y su 62 Modelo para armar, novelas muy agradables que se quedan en la memoria para siempre.
Un saludo.

TR dijo...

Un Cortazar genial y bienvenida la evocación.
Un abrazo

don vito dijo...

hola bello texto, gracias por compartirlo, te encontré en un blogg común, si te gusta la poesía te invito al mio, será un placer, es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buen día, besos

Merchi dijo...

Rayuela, marcó un hito en la narrativa contemporánea, es uno de mis libros favoritos y creo que uno de los más especiales de Córtazar. Creo que lo he leido como 20 veces y no exagero nada. Me encanta.

Besitos preciosa :)

Mónica dijo...

Un post precioso y la verdad que me ha enseñado muchísimo ya que desconocía muchas de las cosas que nos cuentas. Mis felicitaciones.

Saludos de todos los miembros de El rincón de opaito

Besos

anapedraza dijo...

Un post hecho con un gran respeto. La memoria de Cortázar la has recordado con gran belleza.

Te acompaño en tu dedicatoria.

¡Feliz día!

Miguel

Taty Cascada dijo...

Al igual que todos, conocía los años de gloria con Rayuela, pero ignoraba los duros momentos que vivió.
Un abrazo.

Montse dijo...

Estupendo homenaje para Cortaza, muy bello. BESITOS.

Sonix dijo...

Qué bonito homenaje a Cortázar. Pero fíjate que me he puesto un poco triste leyéndolo, le tengo un cariño enorme a Cortázar, pero no sé si me gustaría leer esas cartas. Me ha puesto la carne de gallina la respuesta de Cortázar a su traductora, de cuando murió Carol... qué sensibilidad tenía ese hombre.
Un beso!

Margo! dijo...

No puedo menos que quererlo cada dia mas!
Lindo homenaje!!
Exitos!

madroca dijo...

Gracias por este bello homenaje a Cortazar, por la sensibilidad que demuestras en tu escritura, por la manera en que has tratado este último viaje de los dos, por todo el post.
Feliz semana de las letras.

Amig@mi@ dijo...

Precioso.
Cómo para escribir un libro sobre todos estos momentos en la vida del escritor.
Tú siempre compartiendo cultura.
Gracias Balo.
Besos

susurrosdelamor dijo...

Realmente es una nota buenísima...llena de Cortázar, llena de la Maga... Gracias por tu esfuerzo

Publicar un comentario