Marilope - 2da parte


- Y bien, Mari-Lope -la dijo,- ¿persistes en despreciar mi amor?

- He prometido no ser de ningún hombre; pertenezco a Dios.

Jean era a su modo creyente, pero en aquel momento sintió el aguijón de los celos del Ser Supremo que le disputaba el amor de la mujer que él adoraba.

- Mari -arguyó- el amor a Dios no puede impedirte que me correspondas.

- Es inútil, no insistas. No te amo. Puedo ser tu amiga, no tu amante.

- Soy rico y valiente, señor de estos mares, que surco con mi bajel sin temor a nadie. Poseo inmensos tesoros y libre soy de apoderarme de cuantas riquezas estén a mi alcance. Ven conmigo; serás reina y señora, mis marineros tus vasallos, conquistaré para tí una isla, tendrás ricos trajes de seda y brocados, joyas las más costosas, esclavos dispuestos siempre a servirte y a satisfacer el menor de tus caprichos.

Mari-Lope movió negativamente la cabeza y se limitó a responder.

- Guarda para tí las riquezas que me ofreces: no las necesito. No puedo ser tuya, porque soy de Dios.

Frenético de pasión y exacerbado por la negativa, Jean se acerca a Mari e intenta abrazarla. Logra ella, con esfuerzo sobrehumano, desprenderse de los hercúleos brazos que la enlazan y emprende veloz carrera.

Próxima al hogar y cuando ya creía segura su salvación, algunos marineros de Jean salieron a su encuentro y a viva fuerza la detuvieron. Cuando llegó el pirata y quiso de nuevo retenerla entre sus brazos, brotó milagrosamente de la tierra, entre la doncella y su perseguidor, un tunal de agudas y penetrantes espinas. Jean, fuera de sí, saca del cinto su pistolete y dispara, hiriendo en la frente a Mari, que cae desplomada, al tiempo que una paloma de blancas alas se remonta por el aire y se pierde tras una nube.

El brillo de un relámpago deslumbró a los piratas que al volver en sí vieron arder el cadáver de Jean y el tunal que tan prodigiosamente había brotado. En el lugar que éste ocupara, surge una rústica cruz, hecha de añoso tronco de cují, y como formando la peana de la cruz, aparecen hermosas flores color de azufre.

La fantasía popular, siempre poética y creadora, representa a Mari vistiendo larga túnica amarilla, con una tosca cruz de madera al pecho, y tocada de largo y flotante cendal, coronada de flores de cují, llevando en la mano una cesta llena de las flores que llevan su nombre: Mari-Lope.



Así termina la tradición. Lector curioso y amante de las glorias de Cienfuegos, si alguna vez sientes el peso de la vida y tu espíritu flaquea, dirígete a las salobres orillas de Tureira y fija tu mirada en la modesta flor de Mari-Lope. Es recuerdo que debe su origen legendario a la pura y candorosa doncella que llevó su nombre.



Si la senda del deber se te hace espinosa, si las púas de la vida rompen tu corazón, si tu alma gime amargada por las hieles de la vida, si el presente es sombrío y el porvenir te aterra, recuerda con amor que una débil doncella te dio ejemplo de heroísmo y que supo morir, pero no ceder ante la fuerza bruta que la perseguía; saluda respetuoso y besa con cariño a la flor modesta a la que nuestros antepasados dieron el nombre de Mari-Lope en recuerdo de la heroína que ofrendó a Dios amores y vida.


Buen día .. Nos vemos !!


(Tomado del Libro: "Tradiciones y leyendas de Cienfuegos", de Adrián del Valle, 1919.)

Share this:

, , , ,

COMENTARIOS

22 comentarios:

Merchi dijo...

Que preciosidad Bal. Ni te imaginas cuanto me ha gustado, seguiría leyendo de muy buena gana. Hay frases realmente preciosas y el final es, como tú dices, estelar :)
Gracias por regalarnos cosas tan lindas, amiga mia. Siempre es un grato placer entrar en tu casa, ponerse cómoda y disfrutar de lo que nos dejas.

Un beso enorme, y espero que vayas mejor de esa afonía.

Cantares dijo...

Preciosa historia. Muchas gracias! he disfrutado mucho leyendola.
Besos

Mundo Animal. dijo...

HOLAAAAAAAAAAA ESTA GENIALL TU ENTRADAA ESPERO ,QUE TENGAS UNA BUENA SEMANAAA ABRAZOS Y QUE ESTES BIEN, BUENAS NOCHES
CHRISTIANNNNNN

Dean dijo...

Una mártir de su propia causa, pocos somos capaces de dar nuestra vida por alcanzar nuestros más preciados logros, a veces porque no encontramos esa vocación que ella vió tan clara, a veces porque somos cobardes y no luchamos por alcanzar nuestros sueños.
Un saludo.

TR dijo...

Un escrito perfecto de la lucha por no claudicar y aferrarse a sus creencias hasta dar la vida.
Un abrazo

fiaris alfabeta dijo...

he tenido que leer la historia toda de una sola vez pues por falta de tiempo no te había visitado,la verdad¡me encantó!muy buena historia amiga ,un abrazo.

Alijodos dijo...

sin tiempo para leerte vengo a desearte que te hayas recuperado de tu afonia y que estes ya en perfecta condiciiones..un abrazo...

madroca dijo...

Preciosa leyenda que a buen seguro tiene trazos de verdad, cuando nó en su enseñanza, ya que nos dá una lección de entereza personal muy amplia.
Un saludo Balovega

M. Angel dijo...

Balovega, este escrito llena de paz el alma y da vida a quienes viven en tinieblas.

Amor a Dios, y sentimientos que no se deja influir por las riquezas que le ofrecen

En cada canto
que describes niña, nos
Llenas de encanto

Sois Balovega
bella flor de jardín
Que, aroma entrega

Abrazo sincero

M. Ángel

Felix Casanova dijo...

Hola Balovega...

Ya he regresado de mi largo caminar vacacional, jeje¡ No sabes como he disfrutado con esta tradicción que forma parte de la Leyenda. La verdad que el libro que citas es ya bastante antiguo y supongo que difícil de encontrar, pero viendo perlas como estas, me lo apunto para indagar un poco.

Un beso fuerte

Montse dijo...

Hermoso relato, no lo conocia. Besitos.

La Gata Coqueta dijo...

Me llevo esta flor amarilla mis preferidas de Mailope, como recuerdo de esta historia tan bien descrita, que tanto es así que me ha entusiasmado.

La belleza de las cosas emergen de cualquier instante siempre que la paz acompañe nuestros sentimientos.

Hazle llegar mi abrazo para Fienfuegos y también para ti.

Marí

Leodegundia dijo...

Al fin llegamos al final de esta bella historia y para rematarla nos dejas unos buenos consejos, así que saludaremos respetuosos y besaremos con cariño a la flor modesta de los antepasados.
Un abrazo

Eyna dijo...

Buena tarde Balovega, me encantó el relato, gracias por compartirlo con nosotros, un ejemplo de voluntad, amor y sacrificio, valores que casi no conocemos en estos tiempos. Que pases una feliz semana. Un abrazo.

El tejon dijo...

Estas si que son leyendas y no las urbanas que circulan ahora.

mamen dijo...

Balo, bonito final, leer tus cosas es relajante, un besito amiga

Amig@mi@ dijo...

Creo que buscaré el libro.
Se queda uno con ganas de más.
¿Merece la pena el resto?
Besos

Julia dijo...

Precioso, precioso, precioso. Da gusto visitar tu blog.
Saludos y hasta pronto

anapedraza dijo...

¡Me ha encantado la historia!

Miguel

Moisés P. dijo...

No ha defraunado para nada esta segunda parte¡¡¡ magnífica¡¡¡

besos guapa, y me voy a ver el pescador...

Gris dijo...

Realmente preciosa la historia que nos has compartido... Muchisimas gracias por ponerla a nuestro alcance atravez de tu espacio maravilloso... Espero que ya estés recuperando.

Te dejo un besote y hasta prontito!!!!!

jengibre dijo...

Hola Balovega.

Qué historia más bonita. No conocía esta leyenda y la verdad es que me ha encantado.

Besitos de jengibre.

Publicar un comentario en la entrada